Galería Rafael Ortiz

Actividad realizada con la ayuda del Ministerio de Cultura y Deporte

ANTONI SOCÍAS

Como caído del cielo / Construir el pasado

La relación entre Antoni Socías y la Galería Rafael Ortiz se remonta al año 1988. Durante 35 años, el artista ha mostrado regularmente su trabajo en ella, aunque en los últimos 12 años se ha autoimpuesto ideológicamente espaciar sus apariciones en público.

Socías es un artista comprometido como pocos con las remotas razones del arte. En este sentido, recordemos este párrafo de su catálogo Desierto, editado por esta casa con motivo de su exposición en 2007: “Para entender en profundidad lo que comporta el concepto Desierto, debemos tener antes la firme voluntad de querer trazar una contundente línea divisoria entre lo que algunos entusiastas nombran y valoran todavía como arte y su actual proyección antagonista, el mundo del arte, exhaustivo e inabarcable subproducto de gestión especulativa, creación distorsionada y comunicación retórica, que ha acabado por adueñarse del noble oficio de elaboración sublime.”

Antoni Socías (Inca, Mallorca, 1955) representó a España en la XXIV Bienal de Sao Paulo. Ha expuesto individualmente en La Lonja_Palma de Mallorca/1989, Kunstmuseum_Bonn/2004, CAAM_Las Palmas de Gran Canaria/2012 (salas Hospital de San Martín), CGAC_Santiago de Compostela o en el Museo Es Baluard_Palma de Mallorca. Ha expuesto también, tanto individual como colectivamente, en la Bienal Hispanoamericana de México/1982, Memorial Modibo Keita_Bamako/2005, Musée des Beaux Arts_Kinshasa/2006, CAC_Málaga/2015, Fundación Suñol_Barcelona/2012-2023, y en múltiples galerías y ferias españolas y extranjeras.

Presentamos ahora en Sevilla dos de sus últimos proyectos: Como caído del Cielo (pinturas) y Construir el pasado (fotografías).

Como caído del Cielo (1970 – ¿2026?)

Nos encontramos ante un proceso transfronterizo que transcurre entre distintas dimensiones. Del plano real pasamos al virtual a través del mundo de los sueños y retornamos al mundo efectivo toda vez descifrada, reinterpretada y puesta en escena la materia soñada. En este proyecto Antoni Socías (el interventor durmiente) no trabaja su obra pictórica propiamente dicha, sino que re-interpreta el conjunto pictórico de un autor anónimo ubicado en el entresijo de estos sueños periódicos, el Maestro de la Fragilidad del Mundo.

A comienzos de 2019, Socías toma la responsabilidad de recuperar este legado de la oscuridad. Su disposición de ánimo, sin embargo, no se corresponde con ninguna visión beatífica trasnochada y sí con la pasión ascética de moverse en tierra de nadie y en espacios vacíos y complejos. ¿Significa que el Maestro de la Fragilidad del Mundo y el durmiente tienen raíces o cimientos comunes, quizás que el primero pudiera ser un alter ego del segundo, un heterónimo enmascarado, un coetáneo avatar de trabajo… o todo lo contrario? No descartemos nada, de momento, y pasemos a ver los primeros resultados de este proyecto en la exposición que presentamos hoy.

Construir el pasado (1970 – ¿2025?)       

Desde su dimensión de pintor, Antoni Socías concibe la fotografía como si de dibujo se tratara… y utiliza la cámara como un grafito o un buril, precisamente para dejar plasmadas las ideas sobre el sistema límbico de su cerebro, o en incisión pura sobre el hueso de su bóveda craneal.

Antoni Socías tuvo durante 19 años una labor primordial pendiente, que le removía la conciencia. Con el advenimiento de la fotografía digital, su archivo de negativos quedó aparcado en cajas cerradas… hasta hace un año. Momentáneamente, dejó de lado la pintura y dedica ahora su tiempo a recuperar todas esas imágenes analógicas (1970-2004), además de crear nuevas producciones fotográficas a partir de la conjunción, superposición, paralelismo o correlación de antiguas fotografías. Su filosofía pasa por construir a partir del pasado para sentar las bases de su futuro creativo.

Trabajando en sus hojas de contactos, fue descubriendo paulatinamente mensajes secretos que él mismo había ido dejando gráficamente en algunos conjuntos de imágenes, para en un futuro poder abordar el trabajo con nuevas perspectivas, mucho antes de que existieran las actuales herramientas de edición y retoque. Gracias a la tecnología, su intuición de antaño se está convirtiendo hoy día en una realidad visible.

n

Actividad realizada con la ayuda del Ministerio de Cultura y Deporte