Ignacio Tovar

CV

Castilleja de la Cuesta (Sevilla), 1947.


En la pintura de Ignacio Tovar, sugerente y evocadora, el color compensa el esfuerzo estructural, alcanzando un alto grado estético que secuestra la atención del espectador.

Su trabajo parte de un proceso lento de decantación de un tema, el agua, representado por líneas curvas paralelas que hacen referencia al fluir de una corriente de ese líquido vital, hilo argumental que sirve de excusa y de asidero para desarrollar una pintura en la que se trata de crear una atmósfera y un espacio para que, a través de la sugerencia, el espectador pueda dar rienda suelta a sus propios pensamientos mientras recorre detalles de la pintura.

En sus instantáneas de la serie “Bodegones” emplea luz natural y su mayor interés es que en un momento dado, se cree un clima especial al incidir sobre los objetos puestos sobre la mesa, respetando los ritmos de la naturaleza.
En su trayectoria artística, este artista andaluz ha disfrutado de becas como las de la Casa de Velázquez, el Centro de Promoción de Artes Plásticas e Investigación de Nuevas Formas Expresivas del Ministerio de Cultura, la Fundación March o la United Status Information Agency.
Su obra se ha podido ver en numerosas galerías y museos españoles, y en la actualidad hay trabajos suyos en colecciones como las del Museo de Arte Abstracto Español (Cuenca), el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (Sevilla), la Fundación Caixa de Pensiones (Barcelona) o la Biblioteca Nacional (Madrid), entre otras.