Galería Rafael Ortiz

CARLOS DOMINGO

Bajo el título El bostezo de las piedras se presenta un conjunto de obras realizadas en los últimos años por el artista Carlos Domingo (San Agustín, Teruel. 1969). Alusión directa al poema de Gonzalo de Rojas “En cuanto a la imaginación de las piedras” para acercarse, con ironía y descreimiento, a la experiencia antropocéntrica del tiempo en la naturaleza. Exposición que se asienta en la experimentación del dibujo, practicando y ampliando la ejecución tradicional, ligada a la representación, con posicionamientos objetuales o tridimensionales.

En las obras que se muestran, puede reconocerse el interés por la arquitectura, su vínculo con la experiencia vital del individuo y la energía humana sobre las cosas/casas. Una aproximación metafórica con la que acercarse a la idea de ciudad (escenario hegemónico de civilización) y su relación con la naturaleza.

El bostezo de las piedras se constituye como antesala de un proyecto, cuyo origen se encuentra en el libro “La presencia del imaginario natural en la pintura urbana contemporánea” (Juan Canales y Carlos Domingo).

La geometría, como disciplina que organiza el espacio, se hace compañera inseparable de la arquitectura. Se asienta en la capacidad humana para abstraer una realidad particular y mudable, percibida desde los sentidos, que transmuta en conocimiento estereotipado universal. Como ocurrió en la construcción de la cabaña original, aquella que describe Vitruvio, contribuye a fijar la primera delimitación de un lugar y, de esta forma, a separarlo del espacio mayor que lo contiene, la naturaleza. El análisis matemático del espacio supone, entre otras muchas consideraciones, reconocer la fractura que el proceso de civilización ha inferido sobre el individuo y su distancia con el entorno natural.

Tensión y luz (color), apilamientos por compresión o límites y coordenadas sobre el plano sobrevuelan el trabajo que se puede ver en la Galería Rafael Ortiz de Sevilla. La imaginación más curiosa se divierte mezclando referencias animales o vegetales con los fundamentos del hecho constructivo. Una visión poética que busca en el espectador la experiencia del arte bajo su mirada más sensible.

 

Carlos Domingo inicia su formación de Bellas Artes en Valencia, donde actualmente ejerce de docente en el departamento de Pintura de la Universitat Politècnica de València, por la que es Doctor en Bellas Artes. Además, es miembro de su Centro de Investigación de Arte y Entorno.

Desde 1993 ha realizado múltiples exposiciones a nivel nacional e internacional. Su trabajo ha sido reconocido con el Premio Senyera de Pintura (2003), la Beca de Creación Alfons Roig (2005) o el Premio Nacional de Edición del Ministerio de Cultura (2012), entre otros.

Su obra forma parte de colecciones públicas, como Colección CAM de Arte Contemporáneo, Fundación Chirivella Soriano, Museo de Teruel, etc.