Teresa Duclós

CV

Sevilla, 1934.                     

Teresa Duclós, una de las participantes, junto con otros artistas de su generación, en la creación de la Galería La Pasarela de Sevilla, es una de las figuras claves del realismo lírico sevillano.

La naturaleza es la protagonista en los lienzos de Duclós, en los que nunca aparecen figuras humanas. En su producción artística destacan los bodegones y los paisajes de tonos suaves, que recogen un sueño más que una realidad.

En los cuadros de Duclós, queda la sensación de que el tiempo se ha parado, o de que avanza más lentamente que el del reloj. Su pintura de caballete es una demostración de la pervivencia de los modos de expresión que, como los mitos clásicos, traspasan los tiempos porque están vivos. Como los cantaores flamencos o los toreros, que no se plantean crear nuevos cantes o nuevas suertes, sino ahondar en lo ya aprendido para hacerlo propio, su objetivo parece ser el de interpretar las formas clásicas, añadiendo su carácter personal hasta hacerlas tan suyas, que lleguen a tener el temblor de una cosa viva recién creada.

Su obra está presente en importantes colecciones institucionales, como Fundación Luis Cernuda (Sevilla), Museo de Arte Moderno y Contemporáneo Daniel Vázquez Díaz (Nerva, Huelva), Museo de Arte Contemporáneo de Cáceres, Colección Banco de España (Madrid), Colección Universidad de Sevilla, entre otras.