Nico Munuera

CV

Lorca (Murcia), 1974
 
Posiblemente nada de lo que digamos pueda representar lo que Nico Munuera quiera expresar en sus campos de color; simplemente podemos hacer conjeturas utilizando lo incierto de la palabra frente a la concreción física del soporte. Pequeños acontecimientos aparentemente sin importancia que nos provocan inquietud. La reducción del mundo a una pequeña parcela plana que tiene el poder de trasladarnos a un extremo del abismo. Belleza sublime y honda de un color que se expande y nos traslada al campo de lo no razonable.
 
Su obra promete siempre un baño de clama, una invitación a la reflexión, y una apuesta por el enigma, los recuerdos y la contemplación pausada de la vida que se nos escapa. Sus creaciones propician que el espectador sin prisas pueda adentrarse en territorios apenas esbozados de insinuada belleza y notable fuerza. 
 
Está representado en diversas e importantes colecciones públicas como la colección del Banco de España, Patio Herreriano (Valladolid), Colección La Caixa o Fundación Helga de Alvear, entre muchas otras